Análisis Transaccional II: Los estados-ego

child and parents hands together

5.- El Análisis Estructural:

5.1.- El Ego:

Decía antes que el Análisis Estructural es una teoría que trata de explicar el control interno del individuo frente a situaciones estresantes de su vida. En tales situaciones, así como en cualquier otro momento de su vida diaria, el individuo sufre de la existencia de un enemigo malvado dentro de sí, alguien que los budistas y los psicólogos denominan como uno de los causantes del sufrimiento humano: el ego.

¿Qué es el ego? Definirlo es complicado. No en vano, existen muchos tipos de definiciones de acuerdo al marco en el que nos encontremos (psicología, religión, filosofía…), pero personalmente, para mí mismo, podría definirse como  nuestro ‘yo negativo’, esa parte de nosotros, carente de principios morales, basada en el egoísmo humano, el engaño (trata de engañarnos en todo momento) y la ambición desmesurada. Con un diálogo constante, trata de dirigirnos hacia sus ambiciosos intereses con objeto de alcanzar el éxito en nuestras vidas. Sin embargo, es a costa de nuestra felicidad personal, pues seguir sus consejos sin ser precavidos genera sufrimiento (pensamientos y emociones negativas) así como patrones de conducta negativos.

Además, el ego, en realidad, es un ‘yo’ frágil, fácil de ser dañado, convirtiéndose en una parte de nosotros vulnerable y que responde con frustración, ira o tristeza ni se ve acorralado o vulnerado.

Pues bien, de acuerdo al Análisis Estructural, el ego del ser humano se divide en tres estados psíquicos:

  • El estado Exteropsíquico: el Ego Padre.
  • El estado Arqueopsíquico: el Ego Niño.
  • El estado Neopsíquico: el Ego Adulto.

De acuerdo a Eric Berne, estos estados son sistemas coherentes de pensamiento y sentimiento manifestados por patrones de conducta (actitud, aspecto, gestos, palabras), de tal manera que los mismos no han de ser tratados como papeles de actuación del ser humano, sino como realidades psicológicas.

5.2.-El EGO-PADRE:

Se trata del estado del ego basado en las creencias, valores y actitudes adquiridas en temprana edad y provenientes de figuras de autoridad (padres, profesores, mentores, figuras de autoridad y otros medios externos, como Internet o la televisión).

Este estado del ego delimita, bajo el principio del deber, la moralidad del sujeto, sus manías, rarezas y costumbres. Normalmente comienzan a obtenerse sobre los ocho años de edad, completándose a lo largo de la vida del sujeto como un conjunto de reglas morales que rigen su modo de vivir la vida.

El Ego-Padre genera a menudo problemas en el estado emocional del sujeto debido a su dogmatismo, su desfase en el tiempo y, por supuesto, su tremenda rigidez. También genera problemas relacionados con la falta de coherencia (cuando un medio externo dice ‘algo’ pero luego hace lo contrario), generando contradicción.

Ejemplos de grabaciones registradas por un individuo en relación a su estado Ego-padre:

-‘No pongas los codos encima de la mesa cuando estés comiendo.’

-‘No interrumpas a los mayores.’

-‘Las nueve. Tienes que acostarte.’

-‘Los chicos buenos no dicen mentiras’.

Etc.

5.3.- El EGO-NIÑO.

Es el estado del ego que actúa como si la persona volviese a comportarse como cuando era un infante de cierta edad, de tal manera que sus palabras, gestos y pensamientos irán en tal dirección. Es la parte más emocional del ser humano y se basa en el principio del disfrute o placer, estando muy vinculada con nuestra creatividad, ilusión e intuición.

También es la parte más vulnerable del ego y se siente atacada con facilidad, creando sentimientos negativos y una sensación de fragilidad.

 Este estado nace entre el primer día y los cinco años de edad.

Ejemplos:

-‘Me apetece comer una ensalada’.

-‘Me siento atacado por tu comentario’.

-‘Siento miedo ante tal situación’.

Etc.

5.4. El EGO-ADULTO.

Se trata del estado del ego basado en la objetividad por excelencia. Es el estado más frío de todos y sirve como un archivador u ordenador de los registros del ser humano, analizando los otros estados del yo (ego-padre y ego-niño) así como los medios externos (sentidos, sensaciones y emociones provenientes del exterior) con objeto de alcanzar una conclusión calculada y basada en el principio de la realidad. Con toda la objetividad posible, estima las probabilidades y adecua la realidad de forma adecuada.

Por tanto, sirve de elemento equilibrante entre los demás estados del ego.

 Su nacimiento radica en torno a los diez meses de edad del sujeto.

            Ejemplos:

-‘Hoy me acostaré sobre las diez. Es lo más conveniente para así levantarme mañana temprano e ir tranquilo a la reunión’.

-‘¿Dónde habré dejado los documentos?’.

-‘Lo mejor para todos es llegar enseguida a un acuerdo razonable’.

Etc.

5.5. Las grabaciones.

Son otra forma de denominar a los recuerdos grabados en nuestro cerebro. Pueden consistir en grabaciones directas o indirectas.

  • Las grabaciones directas son aquellas grabadas directamente en el cerebro sin que nuestra parte neopsíquica (adulta) las analice de forma previa. Suelen darse con frecuencia en la infancia, siendo recibidas con órdenes, mandatos o verdades, con independencia de su utilidad en la vida. Ejemplos:

-‘Cómete el pescado.’

-‘Ordena tu cuarto.’

-‘Todas las personas son egoístas.’

Etc.

  • Las grabaciones indirectas son analizadas por nuestra parte neopsíquica, de tal manera que nuestro adulto estudia su conveniencia (integrándolas en su parte exteropsíquica o padre) o no. Ejemplos:

-‘Hoy el niño ha comido mucho y no hace falta que tome el pescado de segundo’.

-‘Como es viernes, puedo acostarme más tarde y no madrugar mañana.’

Etc.

5.6. Identificación del Ego.

De acuerdo a la teoría de Eric Berne, existen varios métodos de identificación del ego en cada una de sus facetas. Veamos dichos métodos y su clasificación:

  • Comportamental: basado en comunicación verbal (timbre, tono, vocabulario…) y no verbal (gestos, poses, ademanes…). Está basado, tal y como bien dice su propio nombre, en el comportamiento del individuo analizado.
  • Social: basado en las diferentes respuestas dadas por el sujeto en un entorno social, es decir, por las transacciones manifestadas por cada estado del yo en su relación con los demás. De tal manera, puede analizarse en qué momentos está actuando cada ‘yo’.
  • Histórico: Trabaja con recuerdos del pasado del sujeto analizado.
  • Fenomenológico: Se trata de un experimento donde el sujeto analizado vuelve a recordar y hacer suyo el momento en que adquirió el ego-padre o el ego-niño.

5.7. El Poder Ejecutivo y el ADULTO INTEGRADO.

A partir de un hecho, cada uno de los estados del ego intentará ostentar el poder de mando (poder ejecutivo) sobre el resto, con objeto de ‘llevar la voz cantante’. Así, si el Ego-Padre ostenta el poder, se pasará a una situación de poca flexibilidad y rigidez moral, mientras que si el Ego-Niño llega al poder, se dará paso a la espontaneidad más exagerada y a los impulsos desmesurados.

 Para evitar tal suceso, es mejor que el poder ejecutivo recaiga en el Ego-Adulto, nuestra parte objetiva, que ostentará el poder de forma autónoma, objetiva y adecuada, es decir, pondrá orden entre los distintos ego’s.

Así, se denomina Adulto Integrado a tal situación, es decir, al uso flexible de los 3 componentes psíquicos del ego, siendo nuestra parte neopsíquica (adulta) la dominante de la situación.

(Continuará)