Archivo de la categoría: Herramientas

Calibración.

cropped-titulo_libros.jpg

La calibración significa DETECTAR LOS COMPORTAMIENTOS EXTERNOS, en particular, las modulaciones de la voz y las mini reacciones fisiológicas asociadas a una experiencia interna, de manera que cuando vuelvan a aparecer este tipo de signos, sepamos inmediatamente lo que le sucede al otro.

Puede ser:

  • VISUAL: Según la emoción del momento (cuerpo y rostro).
  • AUDITIVA: Ritmo, tiempo, volumen, tonalidad, melodía, repeticiones, uso de palabras determinadas, sintaxis de las frases, pausas, tonalidades, palabas claves, predicados…etc.
  • CENESTÉSICA: Sensaciones.

Es interesante tener en cuenta los predicados utilizados por el cliente para realizar preguntas potentes y dialogar con su subconsciente.

CUIDADO: La calibración también puede ser AUDITIVA VISUAL o AUDITIVA CENESTÉSICA.

¿Por qué? Porque aquella persona que utilice más uno de los medios estudiados en calibración, se expresará oralmente en dichos términos de forma más frecuente.

Ejemplo: Aquella persona que utilice más el medio visual, utilizará a menudo expresiones del tipo ‘Veo que…’, ‘Veamos’ o ‘Vamos a ver que…’, por ejemplo.

La persona que utilice más el medio auditivo, se expresará en términos parecidos a ‘He oído que…’, ‘Suena bien…’, etcétera.

Finalmente, la persona que utilice más el medio cenestésico, se expresará en términos parecidos a ‘Me siento bien conmigo mismo’ o ‘Este sentimiento me asusta’.

¿Has pensado alguna vez si eres una persona que se basa más en términos visuales, auditivos o cenestésicos?

Presencia

cropped-007.jpg

¡Hola!

Entre las herramientas con las que cuenta un coach, podemos encontrar una muy simple pero que, a pesar de su aparente sencillez, es extremadamente complicada de utilizar y, sobretodo, mantener en el tiempo. Estoy hablando de la presencia o silencio del coach.

Las sesiones de coaching son momentos temporales donde el cliente o coachee experimenta una profunda reflexión con la ayuda objetiva del coach. Pero muchas veces, es imposible que el coachee reflexione de forma útil si no dispone de momentos para interpretarse a sí mismo, al coach (su espejo objetivo) y al momento e ideas que está viviendo.

Por ello, el coach tiene que mantener el silencio, estando presente y haciendo que el coachee experimente por sí mismo dicha presencia.

Como ya digo, puede parecer algo sencillo al lector, pero muchos coaches poco experimentados no logran aguantar la presión social y continúan la conversación finalizando el silencio. Craso error, dado que en el momento de reflexión del coachee, el silencio roto ocasiona que la meditación finalice y el cliente se centre en las nuevas palabras del coach.

Por ello hay que practicar y tratar de aguantar lo máximo posible este tipo de silencios (hasta que, necesariamente, el coachee encuentre la luz a sus ideas y pensamientos y tenga respuesta, por sí mismo, a sus cuestiones).

No siempre es necesario el silencio en coaching pero, utilizado bien, es un arma poderosa que ayuda a la reflexión y meditación del cliente.

¡Hasta pronto!

Álex

La Rueda de la Vida.

Roue de la Vie - Diagramme - Outils de Coaching - en Anglais

¡Hola!

¿Te has parado alguna vez a pensar cuáles son las áreas de tu vida que consideras más importantes y por qué? ¿Y puntuarlas de acuerdo a tu situación actual para saber cuáles tienen una puntuación baja que te ocasiona sufrimiento?

Este es el objetivo de una de las muchas herramientas utilizadas en coaching: la Rueda de la Vida. Su funcionamiento es muy sencillo:

1º) Dibuja un círculo, lo más exacto posible.

2º) Identifica las áreas de tu vida que consideres más importantes y dibuja los radios de la rueda, nombrando cada uno de ellos como si se tratase de las áreas de tu vida. Por ejemplo: salud, amor, familia, espiritualidad, trabajo, estudios… etcétera.

3º) Medita si el dibujo que has hecho es correcto: quizás quieras incluir algún área más o quitar alguna de ellas porque se integra en alguna otra. Por ejemplo: quizás no seas una persona espiritual y quieras quitar la parcela ‘espiritualidad’ o quieras incluir ‘trabajo’ y ‘estudios’ es una misma parcela.

4º) Puntúa las distintas parcelas o radios de la rueda de acuerdo a la puntuación que creas que tienen actualmente. No se trata del valor que tú les des, sino lo bien que te vaya en dicha parcela en la actualidad. Por ejemplo: una persona puede opinar que la salud es lo más importante de la vida (¡Y no le falta razón!), dándole un diez. Sin embargo, puede opinar que la salud que posee actualmente tiene un valor de siete.

5º) Pon al lado de dicha puntuación, la que te gustaría conseguir en un futuro. Así te darás cuenta de qué parcelas están equilibradas y cuáles no. Si alguna de ellas tiene una puntuación menor actualmente que la que quieres conseguir, te recomiendo trabajar en dicha área (con coaching o como creas conveniente).

En resumen, la Rueda de la Vida es un ejercicio muy útil para:

  • Conocer las áreas que consideramos más importantes en nuestra vida.
  • Puntuar, de acuerdo a nuestra propia opinión, dichas áreas.
  • Identificar las áreas que tienen una puntuación baja, para trabajar el incremento de puntuación en un futuro.
  • Comenzar el proceso de coaching a partir de dicho punto.

Aunque es un ejercicio sencillo al principio, a muchas personas les resulta complicado rellenar las distintas áreas, radios o ‘quesitos’ que forman la rueda.

Por otra parte, el problema posterior radica en puntuar correctamente cada radio de la manera más objetiva posible.

Una vez lo hayamos hecho, el objetivo es unir los radios marcando puntos o líneas al nivel de la puntuación que hayamos marcado: si la rueda logra girar, el cliente tiene una vida más o menos equilibrada. En caso contrario, habrá que trabajar a elección del cliente en las áreas donde encontremos algún tipo de desequilibrio.

Este ejercicio ayuda al cliente a liberarse en una de las primeras sesiones de coaching y coger confianza con el coach. Además, fomenta el trabajo del cliente y la reflexión acerca de su vida. Muchos clientes, al ver la visión general de su vida expuesta en un círculo o rueda, contemplan cuáles son los problemas fundamentales que están minando su propia felicidad personal.

Es conveniente efectuar este ejercicio en torno a tres veces por año, para observar qué áreas incrementan o disminuyen la puntuación.

¡Pasa un gran día!

Álex Melic