Archivo de la etiqueta: Asertividad

Las 100 bondades: web amiga.

Las100bondades
Logo de ‘Las 100 bondades’. Representa un árbol regalado por dos manos, como símbolo de la bondad del ser humano, tanto para sus congéneres como para la propia naturaleza.

Hola! No puedo dejar pasar la oportunidad de recomendaros la web ‘Las 100 bondades’, redactada por este mismo coach, que podéis encontrar en www.las100bondades.com.

Se trata de un portal altruista donde se dan 100 recomendaciones relacionadas con el altruismo, con ánimo de ser más amables, fomentar nuestra inteligencia emocional, reciclar más y reflexionar más sobre nuestro comportamiento diario.

Desde aquí te animo en su lectura dado que el trabajo de redacción de dicha web llevó más de dos años y lo considero un proyecto muy especial.

Los consejos son meramente enunciativos aunque no son complicados de hacer y mantener en el tiempo.

Para echarle un vistazo en el futuro, puedes encontrar a ‘Las 100 bondades’ en el listado de páginas web’s amigas que encontrarás en esta misma página (página de entrada), abajo a la izquierda.

¡Muchas gracias de antemano por la lectura de ‘Las 100 bondades’! No te olvides de compartirla con tus amigos.

Álex

Autoestima.

autoestima

Decíamos en una entrada anterior que la autoestima juega un papel fundamental en lo que llamamos Inteligencia Emocional y que, en caso de sufrir una disminución de la misma, aparecían desequilibrios que ocasionaban sufrimiento emocional en el ser humano: desde pensamientos de infravaloración hasta emociones negativas como la tristeza o la ira.

Pero ¿Qué es la autoestima?

La autoestima puede definirse, simple y llanamente, como el amor que nos profesamos a nosotros mismos.

Es un pilar básico de nuestra vida y felicidad personal, dado que una persona con alta autoestima:

  • Tendrá una vida más sana y equilibrada.
  • Evitará preocuparse por lo que piensen los demás, esto es, buscar la aprobación de otras personas.
  • No generará envidia ni se comparará con los demás.
  • Se querrá a sí mismo, alegrándose por sus virtudes, aceptando sus fallos y motivándose en los momentos en los que necesite una palmadita en la espalda.
  • Generará emociones positivas de forma más habitual que una persona que no tenga una autoestima tan alta. Por tanto, será más feliz.
  • Defenderá sus ideas con vehemencia, pero respetando también las ideas de los demás (asertividad).
  • Será más empático.
  • Logrará ser más extrovertido y reducir situaciones de timidez.
  • Etcétera.

Potenciar nuestra autoestima permite acercarnos algo más a la felicidad personal y llevar una vida más llevadera y equilibrada emocionalmente. Por ello, es necesario que las personas que tengan la autoestima baja, acepten su situación y se preocupen de incrementarla, dándose cuenta de que son seres únicos en este Universo, de que tienen virtudes que tal vez desconocían y de que merecen un sitio en este mundo aunque sea solo para demostrar lo que valen y lo que pueden hacer por este mundo.

No hay que olvidar, por otra parte, que tampoco conviene incrementar nuestra autoestima hasta niveles excesivamente altos, dado que ello puede provocar la aparición de un ego desmesurado y fuera de control.

En el equilibrio y la compasión (hacia uno mismo y los demás) está la clave.

Álex

Inteligencia Emocional

muskeln

La Inteligencia Emocional es el conjunto de capacidades que dispone una persona para identificar, comprender, aceptar y manejar sus emociones así como las relativas a los demás. Una persona sana emocionalmente será aquella que sepa gestionar de forma equilibrada sus propias emociones así como las relativas a sus congéneres.

A lo largo de la historia y de acuerdo a diversos autores, la Inteligencia Emocional se divide en tres grandes grupos: Autoestima, Asertividad y Empatía.

La Autoestima, a grandes rasgos, puede denominarse como el ‘Amor a uno mismo’, es decir, aprecio, respeto y consideración por uno mismo. La falta de autoestima provoca la aparición de pensamientos negativos hacia uno mismo, emociones negativas vinculadas con los mismos (ira, frustración, tristeza…), conductas disfuncionales y, en definitiva, sufrimiento.

Una autoestima sana y equilibrada ocasiona que el ser humano se vea inmerso en una vida mucho más feliz y dichosa.

Por su parte, la Asertividad es un concepto que promueve el respeto y consideración por nuestras propias opiniones, de tal manera que puedan ser expresadas por uno mismo de forma libre e independiente sin vulnerar los derechos de los demás (o lo que es lo mismo, sin provocarles daño emocional). En cierta forma, la asertividad promueve el libre intercambio de opiniones, pensamientos y emociones evitando en la medida de lo posible la proliferación de emociones negativas o sufrimiento emocional en cada una de las partes integrantes del intercambio, basado, ante todo, en el respeto.

Finalmente, la empatía nos permite ponernos en el lugar de la otra persona y experimentar sentimientos vinculados con la compasión humana, con objeto de compartir el sufrimiento del otro (y el nuestro) y liberar de tan pesada carga. La compasión humana no está, tal y como se pueda pensar, vinculada a la debilidad. En mi opinión, es más fuerte y valiente aquel que además de preocuparse de uno mismo se preocupa por sus congéneres que aquel que, una vez satisfechas sus necesidades, se libera de la obligación de ayudar a los demás.

Otros autores opinan que a estos grupos pueden añadirse otras categorías como la ‘consciencia’ (estar presentes), motivación o habilidades sociales (Inteligencia Social), entre otros. O incluso añadir como categorías denominaciones de emociones positivas como la ‘paciencia’.

Lo cierto es que en psicología se tratan profundamente estos temas en diferentes escuelas y modelos que, poco a poco, iré introduciendo en el blog.

Atentamente,

Álex Melic