Archivo de la etiqueta: Posiciones existenciales

Permisores: lo contrario a los impulsores.

cropped-Fotolia_78162965_Subscription_Monthly_XL_B.jpg

¡Hola!

Hablábamos en entradas previas sobre el malestar emocional que provocan los llamados ‘impulsores’: pensamientos estereotipados que Taibi Kahler catalogó como creencias en apariencia positivas pero que, en realidad, obedecen a creencias negativas cuando son llevadas al extremo.

Decíamos que los más comunes son ‘sé perfecto’, ‘sé fuerte’, ‘complace a los demás’, ‘date prisa’ y ‘esfuérzate’.

Mientras unos se vinculan con la búsqueda de aprobación de los demás, otros manifiestan síntomas de perfeccionismo que, llevado al extremo, ocasiona problemas de ansiedad, entre otros.

Para mejorar nuestra situación y evitar que los impulsores controlen nuestra vida, suelen utilizarse los llamados ‘permisores’, creencias positivas que, al contrario que los impulsores, pueden ser llevados al extremo sin ocasionar efectos negativos en nuestra salud física y emocional.

Los permisores actúan como efecto curativo de los principales impulsores. Veámoslo a continuación:

  •  Para combatir al impulsor ‘sé perfecto’, pueden utilizarse permisores como ‘acepta que cometes errores’, ‘aprende de tus errores’ o ‘puedes permitirse fallar’. De esta manera, aceptas que no eres perfecto (ni puedes llegar a serlo) y que los errores no son malos porque nos permiten aprender.
  • Para combatir al impulsor ‘sé fuerte’, podemos decirnos a nosotros mismos que ‘acepto mis sentimientos (buenos o malos)’, permitiéndome expresarlos frente a los demás sin buscar su aprobación. Hay que recordar que al manifestar ira o tristeza frente a los demás no es síntoma de debilidad, sino de que somos personas que en ocasiones podemos ser vulnerables pero que en otras podemos apoyarnos en el afecto y comprensión de los demás. No somos máquinas que expresan solo emociones positivas.
  • Para combatir el impulsor ‘complace a los demás’ podemos decirnos a nosotros mismos que ‘lo que opinen de mí no ha de importarme’ o recurrir a creencias que fomenten nuestra autoestima: ‘me quiero’, ‘me gusta como voy hoy vestido’ o ‘esa persona me ha mirado porque le intereso’. Pero ¡cuidado! La búsqueda de aprobación es complicada de solucionar. Por ejemplo: una persona que se arregle, lo hará para sí misma (persona con autoestima equilibrada) o para que los demás la aprecien o la encuentren guapa (persona con baja autoestima que busca la aprobación). Hay que saber identificar dichas creencias y ponernos manos a la obra para evitar la búsqueda de aprobación externa.
  • Para combatir al impulsor ‘date prisa’, debemos reducir nuestra ambición personal/profesional y saber priorizar. Pensamientos como ‘esto no es tan importante como para terminarlo ahora’ o ‘solamente voy a hacer ahora lo estrictamente prioritario’ nos permiten reducir nuestra carga de trabajo diaria y el estrés.
  • Finalmente, para combatir el impulsor ‘esfuérzate’, hay que intentar modificar nuestras expectativas que alimentan a nuestro ego (grandes metas que soñamos alcanzar algún día), saber crear y mantener pequeñas metas (y no objetivos imposibles de cumplir) y saber acabar aquello que se empieza.

¡Feliz día!

Álex

Impulsores.

leaf with rain droplets - Recovery earth concept

Detectados por Taibi Kahler, son cinco manifestaciones o secuencias de comportamiento propias de tus guiones de vida: sé perfecto, complace, esfuérzate, sé fuerte y date prisa.

  • ‘Sé perfecto’, ‘Esfuérzate’ y ‘Date prisa’ están asociados con el perfeccionismo. Están vinculados con un objetivo del coachee y provocan sufrimiento emocional cuando los impulsores dominan los pensamientos y conductas del cliente.

Es común que quien se rige por este tipo de impulsores padezca algún síntoma físico derivado del perfeccionismo: dolores de cabeza, dermatitis, problemas estomacales o intestinales… etcétera, todo ello gracias a la ansiedad.

  • ‘Complace’ y ‘Sé fuerte’ están asociados con la búsqueda de aprobación de los demás y, por tanto, de un claro deseo de agradar a la gente.

Las personas que tienen dichos impulsores suelen tener baja autoestima o/y no quieren que otros se percaten de sus propios sentimientos y emociones, por lo que pueden aparentar ser fríos e inexpresivos (caso del impulsor ‘Sé fuerte’).

  • Dependiendo del entorno, los impulsores perfeccionistas también pueden utilizarse para buscar aprobación de terceros, por ejemplo, delante de un superior jerárquico.

Los impulsores, en general, no son negativos si son debidamente controlados y no generan problemas emocionales.

Pero en caso de que éstos se vuelvan negativos, pueden ser combatidos con los llamados ‘permisores’ que son justamente lo contrario: el impulsor ‘obliga’, el permisor ‘permite’.

En futuras entradas trabajaremos con el uso de ‘permisores’.

Autoestima.

autoestima

Decíamos en una entrada anterior que la autoestima juega un papel fundamental en lo que llamamos Inteligencia Emocional y que, en caso de sufrir una disminución de la misma, aparecían desequilibrios que ocasionaban sufrimiento emocional en el ser humano: desde pensamientos de infravaloración hasta emociones negativas como la tristeza o la ira.

Pero ¿Qué es la autoestima?

La autoestima puede definirse, simple y llanamente, como el amor que nos profesamos a nosotros mismos.

Es un pilar básico de nuestra vida y felicidad personal, dado que una persona con alta autoestima:

  • Tendrá una vida más sana y equilibrada.
  • Evitará preocuparse por lo que piensen los demás, esto es, buscar la aprobación de otras personas.
  • No generará envidia ni se comparará con los demás.
  • Se querrá a sí mismo, alegrándose por sus virtudes, aceptando sus fallos y motivándose en los momentos en los que necesite una palmadita en la espalda.
  • Generará emociones positivas de forma más habitual que una persona que no tenga una autoestima tan alta. Por tanto, será más feliz.
  • Defenderá sus ideas con vehemencia, pero respetando también las ideas de los demás (asertividad).
  • Será más empático.
  • Logrará ser más extrovertido y reducir situaciones de timidez.
  • Etcétera.

Potenciar nuestra autoestima permite acercarnos algo más a la felicidad personal y llevar una vida más llevadera y equilibrada emocionalmente. Por ello, es necesario que las personas que tengan la autoestima baja, acepten su situación y se preocupen de incrementarla, dándose cuenta de que son seres únicos en este Universo, de que tienen virtudes que tal vez desconocían y de que merecen un sitio en este mundo aunque sea solo para demostrar lo que valen y lo que pueden hacer por este mundo.

No hay que olvidar, por otra parte, que tampoco conviene incrementar nuestra autoestima hasta niveles excesivamente altos, dado que ello puede provocar la aparición de un ego desmesurado y fuera de control.

En el equilibrio y la compasión (hacia uno mismo y los demás) está la clave.

Álex

Posiciones existenciales del ser humano

Dream Surface series. Composition of  Colorful fractal clouds and graphic elements to serve as a supporting backdrop for projects on dreams, spirituality and imagination

¿Sabías que lo que decidimos se transforma en creencias básicas que acarrean una serie de sentimientos? Pues sí: las posiciones existenciales. Ellas influyen en nuestra conducta y relaciones sociales. Por tanto, las transacciones sociales que tenemos con los demás se ven influidas por nuestras posiciones existenciales.

¿Te apetece conocer cuáles son? Adelante…

  • Creencia de partida (Actitud transparente o saludable): Yo soy OK. Tú eres OK.

Una persona equilibrada emocionalmente dispondrá de este tipo de creencias, de manera que no se infravalorará respecto a otras personas ni tampoco infravalorará a los demás.

  • Creencias comparativas: son otras actitudes puestas de manifiesto cuando no se satisfacen las necesidades, se satisfacen pero no de forma óptima o no se reciben suficientes afectos de los otros. Existen diversos tipos, como veremos a continuación:

Yo no soy OK-Tú eres OK: posición introyectiva, obsesivo-compulsiva-histérica. Ejemplo: ‘Tú eres genial… yo, en cambio, no valgo para nada.’ Este tipo de posiciones suelen verse en personas con problemas de autoestima.

Yo soy OK-Tú no eres OK: posición proyectiva, paranoide, psicopática o sociopática. Ejemplo: ‘Yo soy mejor que todos vosotros, que no valéis para nada.’

Yo no soy Ok- Tú no eres Ok: posición nihilista con personalidad esquizoide o pasivo-agresiva. Ejemplo: ‘Todos somos seres egoístas.’ (Yo no soy generoso y vosotros tampoco los sois).

Yo soy Ok-Tú serás Ok: Es un tipo de posición condicional. Ejemplo. ‘Estaré contento si te comes el plato que te he preparado.’ Posición que suele tomarse en la enseñanza padres-hijos, debates y negociaciones.

Tú eres Ok-Yo seré Ok: Otro tipo de posición condicional. Ejemplo: ‘Se que si me esfuerzo, podré ser como tú.’ Posición que tiende a la mejora personal.

Nota: La toma habitual de un tipo de posición existencial equivale a transformar la posición en una creencia, que formará parte de nuestra personalidad si, por contra, no hacemos algo para identificarla, aceptarla y/o eliminarla.

¡Hasta otra entrada!