Archivo de la etiqueta: Vida

Las 100 bondades: web amiga.

Las100bondades
Logo de ‘Las 100 bondades’. Representa un árbol regalado por dos manos, como símbolo de la bondad del ser humano, tanto para sus congéneres como para la propia naturaleza.

Hola! No puedo dejar pasar la oportunidad de recomendaros la web ‘Las 100 bondades’, redactada por este mismo coach, que podéis encontrar en www.las100bondades.com.

Se trata de un portal altruista donde se dan 100 recomendaciones relacionadas con el altruismo, con ánimo de ser más amables, fomentar nuestra inteligencia emocional, reciclar más y reflexionar más sobre nuestro comportamiento diario.

Desde aquí te animo en su lectura dado que el trabajo de redacción de dicha web llevó más de dos años y lo considero un proyecto muy especial.

Los consejos son meramente enunciativos aunque no son complicados de hacer y mantener en el tiempo.

Para echarle un vistazo en el futuro, puedes encontrar a ‘Las 100 bondades’ en el listado de páginas web’s amigas que encontrarás en esta misma página (página de entrada), abajo a la izquierda.

¡Muchas gracias de antemano por la lectura de ‘Las 100 bondades’! No te olvides de compartirla con tus amigos.

Álex

Autoestima.

autoestima

Decíamos en una entrada anterior que la autoestima juega un papel fundamental en lo que llamamos Inteligencia Emocional y que, en caso de sufrir una disminución de la misma, aparecían desequilibrios que ocasionaban sufrimiento emocional en el ser humano: desde pensamientos de infravaloración hasta emociones negativas como la tristeza o la ira.

Pero ¿Qué es la autoestima?

La autoestima puede definirse, simple y llanamente, como el amor que nos profesamos a nosotros mismos.

Es un pilar básico de nuestra vida y felicidad personal, dado que una persona con alta autoestima:

  • Tendrá una vida más sana y equilibrada.
  • Evitará preocuparse por lo que piensen los demás, esto es, buscar la aprobación de otras personas.
  • No generará envidia ni se comparará con los demás.
  • Se querrá a sí mismo, alegrándose por sus virtudes, aceptando sus fallos y motivándose en los momentos en los que necesite una palmadita en la espalda.
  • Generará emociones positivas de forma más habitual que una persona que no tenga una autoestima tan alta. Por tanto, será más feliz.
  • Defenderá sus ideas con vehemencia, pero respetando también las ideas de los demás (asertividad).
  • Será más empático.
  • Logrará ser más extrovertido y reducir situaciones de timidez.
  • Etcétera.

Potenciar nuestra autoestima permite acercarnos algo más a la felicidad personal y llevar una vida más llevadera y equilibrada emocionalmente. Por ello, es necesario que las personas que tengan la autoestima baja, acepten su situación y se preocupen de incrementarla, dándose cuenta de que son seres únicos en este Universo, de que tienen virtudes que tal vez desconocían y de que merecen un sitio en este mundo aunque sea solo para demostrar lo que valen y lo que pueden hacer por este mundo.

No hay que olvidar, por otra parte, que tampoco conviene incrementar nuestra autoestima hasta niveles excesivamente altos, dado que ello puede provocar la aparición de un ego desmesurado y fuera de control.

En el equilibrio y la compasión (hacia uno mismo y los demás) está la clave.

Álex

Las hambres psicológicas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Hola!

Parte del sufrimiento humano proviene de nuestro ego. Ya hablamos sobre él en las entradas relacionadas con el Análisis Transaccional, donde se tratan las distintas facetas o roles del ego humano: el ego-niño, el ego-padre y el ego-adulto.

El ego siempre quiere más y más y, cuando es vulnerado, saca lo peor de nosotros. Esa ambición desmedida del ego se denomina ‘hambre psicológica’: motivaciones del ser humano para satisfacer sus necesidades, en especial, las del tipo psico-social. No  son malas, pero llevadas al límite, alimentan al ego ocasionando desequilibrio en nuestras vidas. Hay diversos tipos:

  • Hambre de estímulos: visuales, auditivos, cenestésicos y/o táctiles. Relacionada con nuestra parte biológica, satisface las necesidades psico-sociales.

Ejemplo: Un bebé demanda atención y afecto, es decir, estímulos necesarios para su correcto crecimiento social y afectivo.

  • Hambre de reconocimiento: se satisface mediante las caricias (de las que hablaremos próximamente) y las expresiones de afecto.

Ejemplo: Mateo quiere sentir la aprobación de su grupo de amigos e invita a todos a cenar sólo para sentirse integrado en el grupo y reconocido.

  • Hambre de estructura: se trata de una motivación dirigida a estructurar el tiempo y aprovecharlo para alcanzar los objetivos con un alto rendimiento. Comienza a tener importancia cuando el adulto se desarrolla de forma activa, llegando a alcanzar dos tipos de dimensiones principales: la externa (espacial o relacionada con la necesidad de orientación espacial y temporal, relacionada con la programación temporal) y la interna (vinculada al conocimiento personal). Es un hambre típica de personas perfeccionistas.

Ejemplo: Claudia se ha ido de vacaciones a otra ciudad y ha confeccionado un listado pormenorizado de actividades que hacer, rutas que seguir y lugares que visitar. Todo esta detallado en su libreta, de tal manera que las vacaciones se convierten en un listado de actividades obligatorias que hacer a cada hora, momento y lugar.

  • Hambre de sexo.
  • Hambre de incidentes: Con objeto de evitar el aburrimiento. Típico de aquella persona que no acepta la rutina ni el ‘no hacer nada’.
  • Hambre de posición (social, económica). Es un hambre que alimenta de por sí al ego, dado que imagina y pone en perspectiva al sujeto en un ambiente o clase social/económica superior a la actual.

Todas estas hambres psicológicas son naturales del ser humano y tenerlas no ocasiona, de por sí, la alimentación del ego.

Sin embargo, sobrealimentar las hambres provoca que el ego crezca y se descontrole, ocasionando la aparición del sufrimiento emocional nuestro y de las personas que nos rodean.

La Rueda de la Vida.

Roue de la Vie - Diagramme - Outils de Coaching - en Anglais

¡Hola!

¿Te has parado alguna vez a pensar cuáles son las áreas de tu vida que consideras más importantes y por qué? ¿Y puntuarlas de acuerdo a tu situación actual para saber cuáles tienen una puntuación baja que te ocasiona sufrimiento?

Este es el objetivo de una de las muchas herramientas utilizadas en coaching: la Rueda de la Vida. Su funcionamiento es muy sencillo:

1º) Dibuja un círculo, lo más exacto posible.

2º) Identifica las áreas de tu vida que consideres más importantes y dibuja los radios de la rueda, nombrando cada uno de ellos como si se tratase de las áreas de tu vida. Por ejemplo: salud, amor, familia, espiritualidad, trabajo, estudios… etcétera.

3º) Medita si el dibujo que has hecho es correcto: quizás quieras incluir algún área más o quitar alguna de ellas porque se integra en alguna otra. Por ejemplo: quizás no seas una persona espiritual y quieras quitar la parcela ‘espiritualidad’ o quieras incluir ‘trabajo’ y ‘estudios’ es una misma parcela.

4º) Puntúa las distintas parcelas o radios de la rueda de acuerdo a la puntuación que creas que tienen actualmente. No se trata del valor que tú les des, sino lo bien que te vaya en dicha parcela en la actualidad. Por ejemplo: una persona puede opinar que la salud es lo más importante de la vida (¡Y no le falta razón!), dándole un diez. Sin embargo, puede opinar que la salud que posee actualmente tiene un valor de siete.

5º) Pon al lado de dicha puntuación, la que te gustaría conseguir en un futuro. Así te darás cuenta de qué parcelas están equilibradas y cuáles no. Si alguna de ellas tiene una puntuación menor actualmente que la que quieres conseguir, te recomiendo trabajar en dicha área (con coaching o como creas conveniente).

En resumen, la Rueda de la Vida es un ejercicio muy útil para:

  • Conocer las áreas que consideramos más importantes en nuestra vida.
  • Puntuar, de acuerdo a nuestra propia opinión, dichas áreas.
  • Identificar las áreas que tienen una puntuación baja, para trabajar el incremento de puntuación en un futuro.
  • Comenzar el proceso de coaching a partir de dicho punto.

Aunque es un ejercicio sencillo al principio, a muchas personas les resulta complicado rellenar las distintas áreas, radios o ‘quesitos’ que forman la rueda.

Por otra parte, el problema posterior radica en puntuar correctamente cada radio de la manera más objetiva posible.

Una vez lo hayamos hecho, el objetivo es unir los radios marcando puntos o líneas al nivel de la puntuación que hayamos marcado: si la rueda logra girar, el cliente tiene una vida más o menos equilibrada. En caso contrario, habrá que trabajar a elección del cliente en las áreas donde encontremos algún tipo de desequilibrio.

Este ejercicio ayuda al cliente a liberarse en una de las primeras sesiones de coaching y coger confianza con el coach. Además, fomenta el trabajo del cliente y la reflexión acerca de su vida. Muchos clientes, al ver la visión general de su vida expuesta en un círculo o rueda, contemplan cuáles son los problemas fundamentales que están minando su propia felicidad personal.

Es conveniente efectuar este ejercicio en torno a tres veces por año, para observar qué áreas incrementan o disminuyen la puntuación.

¡Pasa un gran día!

Álex Melic

Coaching de la Salud

water glass

¿Sabías que el coaching también se puede aplicar al terreno de la salud?

En un primer acercamiento a la identificación de las distintas áreas que conforman nuestra vida, la salud ha de ser una de las primeras partes que debemos prestar atención, tanto a nivel de salud corporal como mental o emocional.

Muchas personas desean mantenerse en forma con objeto de estar más saludables, prevenir enfermedades y ganas años de vida. Sin embargo, con el paso del tiempo, dejan de lado las actividades saludables para tomar parte en otras que, lejos de promover la salud, activan la pereza y dejadez.

Para evitar que ocurra esta circunstancia, el coach trabaja con el cliente para identificar, en primer lugar, las distintas metas que quiere conseguir a nivel de salud.

A continuación, se analizan dichas metas para evitar tratar de gastar esfuerzos en logros, a priori, inalcanzables. No es lo mismo, por ejemplo, tener la meta ‘Beber 2 litros de agua al día’ que ‘Beber 5 litros de agua al día’, dado que la segunda, aparte de inalcanzable en la mayor parte de los casos, conseguirá perjuicios a nuestra salud (justo lo contrario de lo que queremos conseguir).

Posteriormente, en coaching de la salud trabajamos con las distintas metas descritas, motivando al coachee a conseguir poco a poco sus objetivos, identificando los distintos bloqueos que puedan observarse en el cliente durante el desarrollo de los mismos. Estos bloqueos señalan la importancia del coaching como proceso que permite eliminar o aceptar nuestras dificultades, precisamente, para motivar y optimizar nuestros esfuerzos dirigiéndolos hacia un resultado óptimo concreto.

En definitiva, el coaching de la salud permite al cliente realizar activamente más ejercicio a lo largo de la semana, cuidar su higiene postural; cuidar los hábitos alimenticios y cualquier otro objetivo relacionado con tal área.

 ¿Te animas?

 Atentamente,

 Álex Melic